Tiscar y su avión

“Yo soy coach ejecutivo y consultora de RRHH. Con todo lo que ello implica”. Así me habla Tiscar Mascaraque (Madrid, 37 años y madre de una niña de nueve).

Y yo, que me apasiono por las personas y sus mundos, quise saber lo que era coach ejecutivo y consultora de RRHH. Y le pregunté a mi hija Carlota, de nueve años, Y a mi madre, de setenta y dos.

Carlota me dijo: “Lo primero, ni idea. Lo segundo es dar poderes a los seres humanos”. Y mi madre me dijo: “Eso debe ser uno de esos trabajos modernos de internet. Y lo de recursos humanos… pues los que pagan en las empresas”.

Y las dos tienen parte de razón: Tiscar es una de esas reinventadas con un trabajo moderno en internet y como dice Carlota, da poderes a los seres humanos.

coach y consultora de RRHH, da poderes a los seres humanos

“Vengo de trabajar en empresas de RRHH desde siempre, pero hace más de doce años que decidí hacerlo para mí. Aunque no vi la luz hasta hace cinco o seis”.

Tiscar siempre ha sido muy libre, muy intrépida. Y decidió escapar de trabajar para otros. “Hago lo mismo que hacía con una mayor dosis de paciencia y seguridad”. Así gestó http://www.tiscarmascaraque.com. Para que los poderes lleguen a cada vez más seres humanos.

Yo la conocí este verano, llegó por las redes sociales. Y quiso saber de mí y yo de ella. Y nos gustamos. Tanto que a los pocos segundos ya estaba yo buceando en http://www.elaviondeamelia.con para saber más cosas de esta mujerona. “En estos doce años de camino emprendedor me he sentido muchas veces sola. Como nos pasa a todas. Y un día, junto a mi amiga María José, decidimos poner en marcha el ‘avión de Amelia’: Deseábamos pasar tiempo juntas para desahogarnos y esa soledad femenina de las emprendedoras necesitaba un espacio para ser compartida”.

En ese avión caben las experiencias de cientos de mujeres que un día hicieron lo mismo que Tiscar. O que yo. O que tú, que nos estás leyendo. Es un avión muy grande donde entramos todas a contar, a llorar y a compartir lo que nos pasa. Y te lo recomiendo como terapia. Porque lo que allí se lee nos levanta el ánimo.

Me gusta Tiscar. Y me gusta su avión. “Soy positiva, exigente y resiliente”, me dice. Pero se le ha olvidado algo: es además una #estrella, de las que hacen brillar a los demás. Por eso está aquí, entre todas las personas que me suman.

Apasionada de la comunicación y el marketing, dediqué los 21 primeros años de mi vida al periódico El Mundo y la comunicación empresarial e institucional. Hace tres años saqué mis habilidades sociales del mismo cajón donde guardé mi curriculum. Tengo una franquicia on line de una multinacional (no jefes ni empleados, no local ni stock) y desarrollo el talento de otros emprendedores que quieran hacer lo mismo que yo, involucrándome cien por cien en el éxito de mis socios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *