Por qué voto NO a la intensiva

Hoy tengo que votar en el colegio de mi hija pequeña. Quieren implantar la jornada intensiva escolar. Y aunque me pilla ya con las niñas más mayores y en un momento de mi vida en el que puedo permitirme el lujo de conciliar sin reducir mi sueldo, voy a decir NO a este cambio de horario.

Primero: me parece un sobre esfuerzo para los escolares de Infantil y Primaria. No es necesario cinco horas de clase con sólo treinta minutos de descanso. Ni yo misma soy capaz de trabajar cinco horas seguidas con media horita sólo de asueto, Mi capacidad de concentración cae sin remedio y necesito aire. Así que me pongo en la cabecita de niños de 3 a 12 años y creo que a ellos también se les hará un mundo.

Segundo: pienso en los niños más pequeños y me los imagino con el horario de instituto de mi hija mayor. Y no puedo evitar una mueca de disgusto. Candela llega a casa absolutamente doblada muchos días, sobre todo a medida que avanza la semana Y tiene ya casi 13 años. Entonces… ¿qué pasará con los pequeños que muchos empiezan en P3 sin haber cumplido los tres años? Las mías comían a las doce del mediodía y hacían la siesta en un aula habilitada con hamacas infantiles. ¿También les ponemos horario de instituto o casi de funcionarios a estos niños tan pequeños?

Tercero: como argumentó el padre de mis hijas el otro día en la cena: si a un camionero o conductor de autobuses les hacen paradas obligatorias cada dos horas, ¿qué hacemos llenando la jornada escolar de nuestros hijos con cinco horas y un minidescanso?

votaré no a la jornada intensiva en el colegio de mi hija

Cuarto: nos dicen que la experiencia europea es positiva. Pero se olvidan que Europa vive antes que España. Que aquí los centros comerciales cierran a las diez de la noche y que nuestros niños cenan a las 21 horas, como media estándar. Que en Europa a las seis de la tarde la jornada laboral se ha terminado y a las 19 están ya todos recogidos en casa. Pero en España no es así. Así que si no somos un país en el que se pueda conciliar la vida familiar y laboral porque los ritmos son distintos, tampoco nos podemos comparar en lo educativo.

Quinto: no voy a hablar de lo que sucederá con muchos comedores escolares de escuelas públicas y con las empresas subcontratadas para los servicios de comedor. Habrá muchos padres que optaremos por decir no al comedor, sobre todo si ya tienes una que viene a comer a casa. Pero ¿y esos padres que los tengan que dejar? ¿Tienen ya los consejos escolares garantías de que el tiempo libre que queda desde las 14,30 que acaban de comer hasta las 17 horas será un tiempo de extraescolares de calidad o serán rellenos para hacer que pase el tiempo? 

Sexto: son niños. No adultos. Ni máquinas. No hagamos experimentos. Creo que la jornada intensiva persigue el interés de los profesores. 

Pero esa es sólo mi humilde opinión. Respeto al que piensa de otra manera y seguro que tiene argumentos para rebatir los míos. Yo sólo me alegro de haber encontrado el camino para, pase lo que pase, poder seguir conciliando como si fuera personal docente.

 

 

 

 

 

Apasionada de la comunicación y el marketing, dediqué los 21 primeros años de mi vida al periódico El Mundo y la comunicación empresarial e institucional. Hace tres años saqué mis habilidades sociales del mismo cajón donde guardé mi curriculum. Tengo una franquicia on line de una multinacional (no jefes ni empleados, no local ni stock) y desarrollo el talento de otros emprendedores que quieran hacer lo mismo que yo, involucrándome cien por cien en el éxito de mis socios.

8 thoughts on “Por qué voto NO a la intensiva

  1. Pedro Larocalla Reply

    Articulo tedioso, partidista e interesado, sin argumentos, en fin, lamentable.

    • Sandra Romero Post authorReply

      Me parece perfecta tu opinión, genial que no compartas mi punto de vista. Ya lo he explicado en el artículo: habrá quien no piense como yo, y menos mal… el mundo tiene que estar lleno de diversidad o sería aburrido. Gracias por escribir.

  2. Paula Reply

    Lo siento, pero eso de que persigue los intereses del profesorado me parece lamentable…como s enota que no estás en las aulas a las 3 de latarde con niños de 3 años llorando porque quieren ir a casa y estan cansados. Descanso de 30 min? De eso nada…hay otro descanso de al menos 15 min después (en primaria), porque en infanultil se alarga hasta última hora. El “descanso” como tu le llamas, es un tiempo muy importante para compartir y seguir educando al aire libre, por supuesto a niñ@s no máquinas. Es mi humilde opinión de madre, maestra de infantil y primària, PT y psicopedagoga. Aunque yo siga en jornada partida voy a buscar un colegio en continua para él, porque busco lo mejor para él y por supuesto valoro que los que estan con él en el centro hacen lo mejor que saben su trabajo.

    • Sandra Romero Post authorReply

      Mil gracias por tu aportación y por tus argumentos. Me gusta mucho que las personas rebatan mi opinión con la suya, y sobre todo dándome razones para validar su pensamiento, Gracias Paula, porque tú con tu planteamiento y yo con el mío siempre perseguimos ambas lo mejor para nuestros hijos. Y así quien lea mi artículo y tu respuesta puede verse reflejado en uno u otro, sabiendo las razones por las que cada uno pensamos diferente.
      Siempre he pensado que los profesores hacen muy buena labor. Estar a favor de la jornada partida no significa que no valore el trabajo de los maestros.

    • Sandra Romero Post authorReply

      Gracias Eva, me gustan mucho las opiniones diferentes a la mía y argumentadas. Muchas gracias por tu aportación.

  3. Almudena Reply

    Las paradas obligatorias de los autobuses y camioneros con cada cuatro horas y media hay que parar 45min, si para antes es porque la gente se cansa de estar sentada y para poder y al baño(sobre todo esto se hace para la gente mayor)
    Bueno a lo importante, respeto tu opinión pero no la comparto, ya que es imposible comparar nuestro trabajo con el de ir al cole que yo pienso que es muchísimo menos cansado.un saludo

    • Sandra Romero Post authorReply

      Gracias por tu aportación y por el apunte sobre las paradas. La disparidad de opiniones es lo que hace grande este mundo, así que yo también soy muy respetuosa con los que pensáis diferente a mí. Lo que tengo claro es que todos velamos por el bienestar de nuestros hijos, pensemos como pensemos. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *