No era para mí…

Emprender con una franquicia on line de Nu Skin-Pharmanex

Cuando alguien en 2013 me presentó el proyecto, lo rechacé de plano. Tenía trabajo estable y no quería oir de ventas, ni de franquicias ni de salud ni bienestar. Prejuzgué y descarté lo que hoy es mi plan de vida. Eso no era para mí, muchas gracias.

Estaba yo enfrascada en mi profesión y en mis títulos. Yo quería tener mi agencia o ser freelance de comunicación corporativa. Pero alguien muy cercano a mí me dio un consejo: emprender con éxito es hacer lo que el mercado quiere que hagas. Montar ahora una agencia de comunicación no aportará gran valor a lo que ya hay y sí mucho gasto. Sería casi seguro emprender sin éxito. Dale una vuelta a tu vida, haz algo que nunca hubieras imaginado y mira si te gusta.

Así que en septiembre de 2013, probé. Estudié a la multinacional, comprobé que un negocio on line era tendencia absoluta, que el producto tenía muy buena acogida (gracias Patricia Martínez Bese por la foto) y que podía ofrecerlo al mundo desde mi ventana digital o dejar el proyecto libremente, sin necesidad de cargas, si es que no se acoplaba a mi vida.

Vi que emprendía con un grupo de personas a las que ya les había funcionado, que no había inversiones absurdas de pagos raros y que era un proyecto empresarial de lo más normal, pero en internet: eres mi franquicia, te pago por volumen de facturación y si quieres ampliar mercados, busca socios que quieran hacer lo mismo y enséñales lo que has aprendido. 

Esa fue la filosofía empresarial con la que en los años 50 se extendieron las franquicias de McDonalds y Burger King por todo el mundo. ¿Os imagináis tener un McDonalds virtual en el que vuestra misión fuera poner en contacto al cliente con el fabricante y que fuera McDonalds el que se encargara de la logística, transporte, cobro y servicio postventa de las hamburguesas y las patatas? ¿Y que McDonalds te permitiera formar otras franquicias para incrementar tu cuota de mercado? ¿Sería un buen negocio?

Pues eso es exactamente lo que yo hago: tengo una parafarmacia on line, franquicia de la marca Nu Skin-Pharmanex, y doce delegaciones repartidas en cinco países.

Productos etnobotánicos aptos para niños

En septiembre de 2013 dije: voy a intentarlo. En diciembre de 2014 causé baja voluntaria en la plantilla de empleo público y me dediqué a hacer crecer sin límite mi proyecto.

Hoy soy feliz, sé lo que quiero. Trabajo en horario escolar y con las personas que elijo. Y me encantaría ayudarte a hacer cosas diferentes para tener resultados diferentes. ¿Te atreves?

 

 

Apasionada de la comunicación y el marketing, dediqué los 21 primeros años de mi vida al periódico El Mundo y la comunicación empresarial e institucional. Hace tres años saqué mis habilidades sociales del mismo cajón donde guardé mi curriculum. Tengo una franquicia on line de una multinacional (no jefes ni empleados, no local ni stock) y desarrollo el talento de otros emprendedores que quieran hacer lo mismo que yo, involucrándome cien por cien en el éxito de mis socios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *