MJ, mi maestra de paciencia

Hay que ver lo que dan de sí tres años y ocho meses de frenética búsqueda de estrellas. Sucede que mi reinventharse se va llenando poco a poco de nombres. Hay quien me da las gracias cuando leen. Y yo siempre respondo lo mismo: “No me deis las gracias porque mi reinventharse está hecho de vosotros, de todas esas personas que me voy encontrando cada día, cada mes, año a año…y que se convierten en piezas fundamentales para tocar la orquesta de mi vida”.

Y MJ encontró un hueco y llegó para afinarme. Yo le llamo la ‘estrella más persistente’ porque tiene la misma capacidad para brillar que para aguantar chaparrones que para acercarse a mi y envolverme de magia… Ella hace las cosas despacio, pero cada día avanza un paso. Y así llegó a mí. Tan poco a poco que al principio casi no la veía.

Mi maestra de paciencia

MJ ha hecho muchas cosas en la vida. Porque tiene eso que tanto caracteriza a los supervivientes: empatía a raudales. Cuando yo la conocí se dedicaba a la venta de formación trabajando como contratada para una empresa.Y me dijo: “Que conste que no voy a emprender nada porque lo que me falta es tiempo”. Y yo le dije: “No te apures, no emprendas. Yo tampoco tenía tiempo, pero me di cuenta que si seguía como estaba, con 70 años no tendría tiempo ni dinero. Al día siguiente me llamó por teléfono: “He pensado que emprendo contigo”.

Hace ya tres años y ocho meses que a mi lado sólo permanecen las personas que me merecen mucho la pena. Y MJ es una de ellas. MJ es la mujerona guapa que cada día me da lecciones: “Medita Sandra, yo medito mucho”; que me arranca sonrisas cuando me manda montajes con fotos y vídeos imposibles; la que me hace preguntas directas para que le confirme las respuestas que ya se sabe; la mujer que me inspira una ternura infinita porque es igual de atrevida que de confiada; pero sobre todo, sobre todo es la persona que hace ya dos años y medio se ha colado por el hueco para darme la mayor lección, que es la de la paciencia. Y esa es una lección que vale una vida porque así mi orquesta desafina cada vez menos.

Gracias, rubia. Sigue enseñándome a meditar y a ser paciente. Ya sabemos las dos que el resto llega solo.

 

Apasionada de la comunicación y el marketing, dediqué los 21 primeros años de mi vida al periódico El Mundo y la comunicación empresarial e institucional. Hace tres años saqué mis habilidades sociales del mismo cajón donde guardé mi curriculum. Tengo una franquicia on line de una multinacional (no jefes ni empleados, no local ni stock) y desarrollo el talento de otros emprendedores que quieran hacer lo mismo que yo, involucrándome cien por cien en el éxito de mis socios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *