Gina

Se llama Gina y hace las mechas más pintonas de España

Gina es Gina. Así. Punto. Nada más. Te guste o no te guste, Gina es Gina. Tiene unas manos mágicas para cortar melenas y hacer mechas. Y es la única en el mundo que ha encontrado la manera de dar a mi pelo ese rosa fucsia que tanto andaba yo buscando.

Gina tiene una peluquería de esas que llamaríamos muy chic, jejeje. Y un día conoció nuestra marca. Y ella compró y empezó a usarla. En ella primero (“porque yo no vendo nada que antes no me haya puesto yo”) en la cabina (“hay que ver qué resultados tan flipantes”) y por fin a sus clientas (“me encanta, me gusta todo”).

Por aquel entonces era verano de 2015 y la peluquería de Gina en los meses de julio y agosto es un no parar. Tiene la pelu en la costa. Así que, allá por octubre nos llamó a mi querida Eva y a mi: “Escuchadme, yo de todo esto quiero saber más”.

Y Gina quiso diversificar su negocio y construir una cadena de tiendas virtuales. Con la suerte de ser profesional y tener más de medio camino recorrido. Hoy lidera un equipazo de centros y espacios de belleza en toda España a los que forma en producto y protocolos. Y además da una oportunidad a peluqueras, esteticistas y personas del sector para reinventarse y complementar ingresos con una franquicia virtual a coste cero.

“Sandra, adoro mi profesión, pero las horas interminables que paso de pie y los quebraderos de cabeza que tengo a final de mes… ¿Me ayudas a diversificar mi negocio?” Y dicho y hecho. Sin dejar nunca lo que le apasiona, que son los pelos.   

Trabajo en equipo… acción, reacción. Desde entonces, hasta las mechas fucsias le salen mejor. Y eso que antes ya las bordaba.

 IMG_5361

Me apasiona la comunicación y el marketing. Y dediqué los 21 primeros años de mi vida profesional al periódico El Mundo y la comunicación empresarial e institucional.

En 2013 emprendí un proyecto de marketing digital y franquicias on line para conciliar con mi vida de madre.

Desde entonces ayudo y enseño a otros emprendedor@s que quieran hacer lo mismo que yo y me involucro al máximo en su éxito. Porque la clave en este siglo XXI es la suma de experiencias y el trabajo en equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *