Futuro del trabajo

reinventharse a los cuarenta

Mira, llegué a cansarme de eso de la motivación… Lo que realmente importa si quieres emprender es reconocer tu habilidad y explotarla. Y si haces repetidamente aquello en lo que eres bueno, al final no eres sólo bueno, sino que eres mejor. Y nada más. Sueña y motívate, pero no te pases mucho tiempo soñando porque cuando se emprende hay que currar… y de lo lindo.

La clave está en encontrar el proyecto que funcione. A mí lo que me animó fue leer sobre lo que ya se llama el trabajo de futuro (FOW, en inglés Future Of Work): convertirnos en nómadas del conocimiento, innovadores y creativos, capaces de colaborar con casi cualquier persona en casi cualquier lugar. Y eso hice.

Lo primero a lo que debes acostumbrarte cuando empiezas un proyecto como el mío, de esos que al que en principio no sabes ni ponerle nombre (mi madre me sigue preguntando que dónde tengo la oficina) es a perder tu prestigio social: a mí me conocían por mi profesión de periodista, pero cuando en 2013 les empecé a hablar del marketing de atracción y la creación de franquicias on line me miraban hasta con lástima: esta chica ha perdido el norte.

Si la gente cruza de acera cuando te ve y tú sigues adelante, has superado la fase de la pérdida del prestigio. Vas por el buen camino. Eso de los nómadas del conocimiento es algo tan nuevo que casi nadie sabe lo que es, y menos hace tres años.  Pero claro… mi proyecto va de buscar socios, de buscar personas que quieran emprender conmigo, y también aprendí que no iba a encontrarlos en mi entorno próximo. Las personas de tu entorno son a veces las que menos creen en ti.

Así que, fase dos: conoce gente nueva. Con 41 años tienes que hacer otra vez amigos. Salí a la calle y desarrollé esa habilidad de trabajar en colaboración con casi cualquier persona. Y es absolutamente fantástico por lo inusual. Ahora tengo casi 45 y he conocido a más personas en tres años que en toda mi vida.

Si pierdes el prestigio social y desarrollas habilidades sociales nuevas, estás preparado para emprender en los nuevos modelos de negocio. El mío es uno de esos: asociarte a una multinacional, convertirte en su franquicia y duplicar franquicias virtuales por todo el mundo para incrementar cuota de mercado.

La pérdida del prestigio es sólo momentánea: tres años después, los que se cruzaban de acera cuando me veían por miedo a que les vendiera algo vienen a buscarme para saber cómo funciona lo que hago y qué tal me va. Estoy en el buen camino, sobre todo porque ahora soy yo la que elijo a los que quiero que me acompañen.

emprender en nuevos modelos de negocio on line marjeting de atracción y de redes

Apasionada de la comunicación y el marketing, dediqué los 21 primeros años de mi vida al periódico El Mundo y la comunicación empresarial e institucional. Hace tres años saqué mis habilidades sociales del mismo cajón donde guardé mi curriculum. Tengo una franquicia on line de una multinacional (no jefes ni empleados, no local ni stock) y desarrollo el talento de otros emprendedores que quieran hacer lo mismo que yo, involucrándome cien por cien en el éxito de mis socios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *